Seleccionar página

Las incertidumbres del mercado, la rentabilidad y las nuevas motorizaciones marcan el presente y el futuro de los talleres. Unos negocios que, perteneciendo a una red de talleres, pueden hacerlos frente en mejor disposición, pues tener, por ejemplo, acceso a formación de calidad es un aspecto donde las redes presentan esa ventaja competitiva necesaria para hacerlos frente. Esta es la visión de Félix Blanco, presidente de ANSOC (Asociación Nacional de Servicios Oficiales Citroën), que nació en el año 2006 y a la que pertenece aproximadamente el 50% de la red secundaria del fabricante francés.

«Hoy en día, afirma Félix Blanco, las redes de talleres son imprescindibles. No se entiende hoy por hoy un taller que no esté dentro de una red, por información, formación, respaldo, etc. La irrupción de las nuevas tecnologías, el big data, y los nuevos sistemas de movilidad son motivos más que suficientes, necesarios para pertenecer a un red. En nuestro caso, dentro del abanderamiento de Citroën, día a día, surgen novedades que sin la formación necesaria sería imposible de entender y dar servicio».

En el caso de las redes marquistas, los servicios oficiales se enfrentan a sus propios retos. «Por otro lado, nos encontramos en un punto en el cual se nos presentan muchas incertidumbres de cara al futuro. En breve habrá nuevos contratos de distribución y reparación que seguramente afecten de manera importante a la red que representamos. Además, la rentabilidad de nuestros negocios cae en picado, a lo que se une una necesidad de efectuar más inversiones, así como cumplir con exigencias de calidad, imagen… Esta situación está llevando a muchos talleres a abandonar la red Citroën y buscar otras alternativas menos exigentes. Creemos que todos estos cambios, a venir, deben ser consensuados y esperamos que se cuente con ANSOC para que las futuras inversiones sean lo más consensuadas y menos dañinas para nuestros ya maltrechos talleres».

Félix Blanco, presidente de ANSOC

Unas redes, que también viven su propio objetivo de modernización, no siempre fácil, sobre todo, por la llegada de nuevas tecnologías a propulsión a los vehículos, según el presidente de Ansoc. «Por desgracia, la modernización de la red es complicada y genera mucha controversia. Si bien se tienen los medios necesarios en cuanto a sistemas informáticos, equipamiento y formación, la irrupción de los vehículos eléctricos está generando confrontación de puertas adentro sobre la necesidad de adecuar nuestros talleres. El volumen actual no rentabiliza la inversión necesaria para adecuar las instalaciones y el invertir en tecnología actual no te asegura que vaya a ser válida a medio y largo plazo. Aún queda un largo camino y mucha controversia hasta conseguir una vía común al respecto. Por ello, desde nuestra asociación estamos en contacto permanente con la marca para buscar alternativas y soluciones que satisfagan la demanda de los consumidores, de la marca y por supuesto las reivindicaciones de nuestra red».

En cuanto a la imagen de taller de las redes, Félix Blanco defiende que «en nuestro caso, y al estar bajo el paraguas de la marca Citroën, la imagen que dan nuestros talleres es de la máxima calidad, Los estándares exigidos por la marca son muy altos y la red está obligada a cumplirlos. Esto conlleva que tanto la imagen dada a los clientes, como el servicio recibido, siempre es de la máxima calidad. Además, la formación de nuestros mecánicos y la información disponible hace que la reparación de cualquier vehículo solamente este asegurada en nuestras instalaciones. En nuestro caso, y al representar a los Servicios Oficiales Citroën, disponemos de infinidad de puntos pequeños que, aun cumpliendo con las altas exigencias de la marca, dan un servicio muy cercano al cliente. La red Citroën siempre ha sido muy amplia, llegando casi a cualquier pueblo de España y esperamos que esto siga siendo así. Nosotros representamos el servicio de cercanía y de altísima calidad. Desde ANSOC, trabajamos y trabajaremos para no perder aquello que siempre nos ha caracterizado: una gran capilaridad y un mejor servicio.